La ciudad del viento
Tarifa

Tarifa

Tarifa, una ciudad con raíces milenarias, se ubica orgullosamente en el extremo más meridional de España, siendo tan solo catorce kilómetros la distancia que la separa del continente africano. A lo largo de los siglos, esta ciudad ha sido testigo y protagonista de eventos que han moldeado y definido el destino de toda una nación. Su posición estratégica la convirtió en el epicentro de innumerables batallas, encuentros culturales y travesías comerciales. Gracias a este pasado tan rico y variado, Tarifa alberga hoy un patrimonio cultural invaluable. Sus calles, murallas y monumentos cuentan historias de héroes, conquistadores, artesanos y comerciantes. Este legado histórico, sumado a su belleza natural, la convierte en un lugar donde pasado y presente se entrelazan de manera única, invitando a sus visitantes a sumergirse en una experiencia que trasciende el tiempo.
Calle típica del casco antiguo

Castillo de Santa Catalina

Castillo de Guzmán el Bueno

Actualmente Tarifa es una población muy atractiva para los visitantes. El turismo ha contribuido a potenciar la economía del pueblo más al sur de Europa. Encontramos restaurantes con gran variedad gastronómica, tiendas de ropas y comercios varios. El turismo sigue conviviendo con los sectores tradicionales de la población como es la pesca, la fábrica de conservas, la agricultura y la ganadería extensiva donde  podemos encontrarnos la famosa raza autóctona de retinta.

Playas

En Tarifa, el concepto de playas abarrotadas es prácticamente desconocido. Aquí, en lugar de toallas amontonadas y espacios limitados, los visitantes se deleitan con extensas costas que ofrecen una sensación de libertad y conexión con la naturaleza. Acorde con la esencia preservada del Parque Natural del Estrecho, Tarifa muestra con orgullo kilómetros ininterrumpidos de litoral, adornados con arena fina y de un tono dorado que brilla bajo el sol. Las aguas cristalinas, con sus matices de azul y verde, acarician suavemente estas playas, creando un ambiente sereno que invita a la relajación y el disfrute. Además, su posición estratégica entre el Mediterráneo y el Atlántico otorga a Tarifa un ecosistema marino diverso y una calidad ambiental excepcional. Ya sea para practicar deportes acuáticos, tomar el sol, o simplemente caminar al atardecer, las playas de Tarifa son un regalo para el alma, un remanso de paz donde la belleza natural se muestra en todo su esplendor.
Partiendo de la ciudad y dirigiéndonos hacia la costa Oeste, dejando atrás la vertiente Este que se caracteriza por sus imponentes formaciones rocosas, nos topamos con un rincón especial: La playa Chica. A diferencia de las extensas costas que caracterizan a Tarifa, esta es una joya urbana y de dimensiones más reducidas, lo que le otorga un encanto particular. La playa Chica se presenta como un enclave familiar, un refugio donde las familias locales suelen reunirse para disfrutar de días soleados y tardes frescas, alejadas del bullicio típico de las zonas más turísticas.
Al otro lado del istmo de la Isla de Tarifa encontramos la Playa de Los Lances, paraje natural con mas de 10 kms de largo. Luego cambien de nombre y encontramos Valdevaqueros, muy famosa por ser la meca del Windsuf y Kitesurf. Tras una zona rocosa aparecerá la Playa de los Alemanes, y por útimo Bolonia, conocida por sus espectaculares dunas.
Abrir chat
Hola ????
¿En qué podemos ayudarte?